AVANCES MÉDICOS RECIENTES FRENTE AL MELANOMA


Siempre espero con interés el informe anual de la American Society of Clinical Oncology (ASCO) sobre avances en oncología médica que se publica en el prestigioso Journal of Clinical Oncology  . Y lo hago buscando de forma particular las referencias al melanoma, mi campo de trabajo. El informe anual de ASCO no incluye todos los avances, pero sí desde luego los más relevantes. 

En la Introducción, Daniel F. Hayes, actual Presidente de ASCO, ya deja claro que el panorama más innovador a lo largo de 2017 va a venir presidido por los avances en la inmunoterapia del cáncer y por la investigación en marcadores biológicos que nos ayuden a predecir qué pacientes se pueden beneficiar más de este tipo de tratamientos, que frente a algunos tumores son bastante eficaces pero también muy costosos y no están exentos de algunos efectos adversos potencialmente serios. La inmunoterapia del cáncer ha sido considerada en este informe como “el avance del año”, y el melanoma es uno de los tumores que más se está beneficiando de las novedades en este área médica.

En melanoma con metástasis, la combinación de inhibidores de PD-1 (nivolumab, pembrolizumab) con el inhibidor de CTLA-4 ipilimumab parece ofrecer mejores resultados que cualquiera de ellos por separado, aunque con más efectos secundarios. Es necesario comparar en el futuro diversas pautas de administración de estos fármacos, de forma conjunta o secuencial, y buscar marcadores biológicos que ayuden a seleccionar mejor a los pacientes que más probabilidades tienen de beneficiarse de ellos. 

Algunos pacientes que inicialmente responden bien a inhibidores de PD-1 se acaban haciendo resistentes. Ha causado cierta sorpresa entre los investigadores del tema que esto se deba en ocasiones a la adquisición de nuevas mutaciones por parte del melanoma durante el tratamiento, que modifican las relaciones establecidas entre el melanoma y nuestras defensas inmunológicas. El conocimiento de estas mutaciones puede ayudar a encontrar nuevas dianas terapéuticas, aunque llevará tiempo. 

Sin embargo, no todas las mutaciones presentes en un tumor van en contra del paciente. De hecho, los tumores que acumulan más mutaciones, como el melanoma (por la radiación solar excesiva) o el cáncer de pulmón (por el tabaco) suelen mostrar más proteínas alteradas y reconocibles por el sistema inmune, lo que favorece que la inmunoterapia sea más eficaz. Medir la “carga mutacional” es una de las vías por las que en el futuro se podría predecir qué tumores en pacientes concretos pueden beneficiarse más de la inmunoterapia. 

Una de las áreas más prometedoras en el manejo de los pacientes con cáncer es lo que se denomina “biopsia líquida” que consiste en extraer información relevante a partir de células tumorales (o incluso material genético suelto) que circulan en pequeñas cantidades en la sangre y provienen directamente del tumor. Esto nos puede permitir obtener información con un sencillo análisis de sangre en vez de tener que biopsiar, por ejemplo, metástasis viscerales, a menudo poco accesibles, lo que exige una intervención quirúrgica de cierta complejidad. Se podría monitorizar así, de una forma relativamente sencilla, si aparecen por ejemplo células con ciertas mutaciones que impliquen mayor o menor sensibilidad a determinados tratamientos. 

La lucha contra el cáncer en general y el melanoma en particular es apasionante pero no es fácil, y muchos de estos avances están aún en fase de investigación o de ensayo clínico. En la presente década, todos los años están concluyendo con alguna buena noticia al respecto. Sin duda, avanzamos. Aun así, el melanoma con metástasis sigue siendo una amenaza vital para la mayoría de los pacientes que lo padecen. La prevención y el diagnóstico precoz son las mejores armas para vencer al melanoma.

Comentarios

Entradas populares de este blog

MELANOMA Y EMBARAZO: TEMA EN ESTUDIO CON NOTICIAS TRANQUILIZADORAS

LUNARES Y EMBARAZO: QUÉ VIGILAR Y CÓMO HACERLO