jueves, 29 de diciembre de 2016

TRATAMIENTO ADYUVANTE DEL MELANOMA (III): UN FUTURO ENTRE EL ESCEPTICISMO Y LA ESPERANZA

Como mencionaba en mis dos posts anteriores, la eficacia del tratamiento adyuvante actual del melanoma es limitada. Sin embargo los costes son elevados y los efectos secundarios son importantes. Alrededor del 50% de los pacientes tratados con ipilimumab adyuvante muestran toxicidad clínicamente relevante, de nivel III o IV. En cualquier caso, ipilimumab aporta alguna ventaja sobre el interferón alfa-2b, por ejemplo, su actividad no parece venir particularmente condicionada por la presencia de ulceración en el melanoma primario, lo que expande algo el espectro de pacientes candidatos a poder beneficiarse más del tratamiento. 

miércoles, 14 de diciembre de 2016

TRATAMIENTO ADYUVANTE DEL MELANOMA (II): ¿QUÉ APORTA IPILIMUMAB?

El melanoma diseminado supone un riesgo vital cierto y próximo en el tiempo para los pacientes. No hay lugar aquí para la medicina especulativa o basada en ocurrencias y fantasías. El éxito o el fracaso en el tratamiento de un paciente con melanoma se mide, esencialmente, en términos de supervivencia final. Y ésta sigue siendo baja cuando el melanoma se ha diseminado.