martes, 22 de diciembre de 2015

NUEVOS ESTUDIOS GENÉTICOS APORTAN LUZ SOBRE EL ORIGEN DE LA MAYORÍA DE LOS MELANOMAS

El melanoma es la versión maligna de un lunar. Su crecimiento es por ello descontrolado e ilimitado, aunque en la mayoría de los casos este crecimiento es muy lento, dándonos así una oportunidad para su diagnóstico precoz que no siempre se aprovecha. La capacidad de producir metástasis, que aumenta según crece en profundidad el melanoma, es lo que amenaza la vida del paciente.