Entradas

Mostrando entradas de julio, 2014

SOL Y MELANOMA: EL MENSAJE CORRECTO PROBABLEMENTE NO ES IGUAL PARA TODOS

Imagen
En mis últimos posts he insistido en la importancia de evitar la quemadura solar para prevenir el melanoma. En esto todos estamos de acuerdo. La controversia surge cuando analizamos los datos que sugieren que la exposición solar habitual nos protege del melanoma, como se mencionaba en el trabajo publicado por Wu y colaboradores, ya comentado en un post previo reciente. ¿Qué mensaje hay que trasladar al público en general en relación con estos datos? 

BRONCEADO ARTIFICIAL: UNA ESTRATEGIA EQUIVOCADA PARA PREVENIR EL MELANOMA

Imagen
En mi anterior post comentaba que la aparición de melanoma está más relacionada con los antecedentes de quemaduras solares previas que con la exposición habitual a la radiación solar. Incluso esta exposición habitual parece que podría tener un cierto efecto protector. Sin duda, este dato se presta a interpretaciones equívocas, y puede conducir a que se hagan propuestas equivocadas y no exentas de riesgos.
Un comentario que con cierta frecuencia oigo entre mis pacientes más amantes del sol es que antes de irse a la playa reciben algunas sesiones de luz ultravioleta A (UVA) artificial, para llegar así ya bronceados, reduciendo el riesgo de quemadura. Pero en Medicina las cosas suelen ser más complejas de lo que parecen, y algunas "ocurrencias brillantes" pueden generar unos efectos finales opuestos a los esperados.

PROTECCIÓN SOLAR Y MELANOMA: LO MÁS IMPORTANTE ES EVITAR QUEMADURAS

Imagen
La relación entre la exposición solar, el uso de protectores solares y el melanoma es controvertida. La radiación ultravioleta puede dañar nuestra piel, pero también pone en marcha mecanismos defensivos para reducir el daño, y mecanismos reparadores de ese daño. Los resultados finales en nuestra piel dependen de la cantidad de radiación ultravioleta que hemos recibido y de "cómo" la hemos recibido, así como del tipo de respuesta defensiva y reparadora que nuestra piel es capaz de generar.

ALCOHOL Y MELANOMA: SI BEBES...NO TOMES EL SOL

Imagen
Todos hemos oído muchas veces la frase "si bebes, no conduzcas", y seguro que procuramos llevarlo a la práctica. ¿Habría alguna razón para aplicársela también a la exposición solar? Parece ser que sí.
Algunos estudios ya habían sugerido que la ingesta de alcohol aumenta la severidad de las quemaduras solares. Esto tiene en parte una explicación bioquímica, en la que no voy a entrar a fondo. Solo mencionar que algunos metabolitos del etanol tienen un efecto fotosensibilizante y pueden generar estrés oxidativo celular, lo que potencialmente podría aumentar el daño de la radiación ultravioleta sobre nuestra piel. Por supuesto, hay otra explicación más simple: en verano es frecuente que coincidan algunas actividades al aire libre con la ingesta de alcohol. Tras ello, y con "cierta alegría", es más fácil que uno descuide la aplicación de cremas solares y el tiempo de exposición al sol.
Ambos argumentos son considerados en un curioso estudio publicado muy recientemente e…