lunes, 26 de mayo de 2014

CON FRECUENCIA EL MELANOMA NO ESTÁ DONDE SE PENSABA QUE ESTABA: IMPLICACIONES PARA EL DIAGNÓSTICO BASADO EN NUEVAS TECNOLOGÍAS

Si tuvieran que solicitar el examen de alguno de los lunares de la imagen adjunta, ¿por cuál empezarían? Hay varios lunares grandes. También hay un melanoma, entre los más pequeños y a priori menos llamativos. No les digo cuál es. Precisamente en cómo y quién debe resolver esa duda radica el interés de este post.
 
Las nuevas tecnologías de la información, las aplicaciones informáticas pensadas para los teléfonos móviles tipo “smartphone” y las posibilidades de la asistencia remota (telemedicina) van a cambiar nuestra forma de trabajo y la relación médico-paciente. Pero el desarrollo y la implantación acrítica de algunas de estas tecnologías va a menudo más rápido que la evaluación rigurosa y sistemática de sus resultados. Y las consecuencias para nuestra salud pueden no ser las deseadas.
 
El diagnóstico precoz del melanoma es un campo atractivo para el desarrollo de estas tecnologías. Pero algunos estudios aconsejan ver este tema con cautela. Un grupo de dermatólogos dirigido por Jonathan L. Rees, un incisivo dermatólogo británico, publicó hace varios meses un interesante trabajo en la revista Acta Dermato-Venereologica que ha llamado mi atención

jueves, 8 de mayo de 2014

MAPEOS DE LUNARES CON DERMATOSCOPIA DIGITAL: BUSCANDO CALIDAD EN PACIENTES DE RIESGO DE MELANOMA

El pequeño lunar marcado en la imagen adjunta era en realidad un pequeño melanoma que no superaba 2 mm de diámetro. La clave diagnóstica nos la comenzó a dar el apreciar a simple vista un ligero cambio en relación con la imagen panorámica archivada de este paciente. La sospecha de un posible melanoma muy incipiente se confirmó al observarlo con la cámara de dermatoscopia digital (imagen inferior) que permitía apreciar una marcada asimetría estructural, imposible de observar a simple vista. Un melanoma así, tan pequeño e in situ, se cura siempre