Entradas

Mostrando entradas de junio, 2013

FOTOPROTECTORES TÓPICOS (III): USO RACIONAL Y SEGURO

Imagen
De los dos posts anteriores que dediqué a fotoprotección tópica destacan dos ideas: 1. Un factor de protección “real” bajo (de 4 a 10) nos ofrece ya una protección alta (evitaría la penetración del 75% al 90% de la radiación UVB que alcanza nuestra piel). 2. El factor de protección “real” en nuestra piel sólo coincidirá con el que marca el envase si empleamos la cantidad de 2 mg/cm2, que es la que los fabricantes emplean de forma estandarizada para calcular el factor de protección frente a radiación UVB.
Entonces, la pregunta clave es: ¿qué cantidad solemos emplear?

FOTOPROTECTORES TÓPICOS (II): LA IMPORTANCIA DE LA CANTIDAD

Imagen
La imagen que ilustra este post da una idea muy clara de la eficacia de los protectores solares actuales y de las consecuencias negativas de su uso inadecuado. En este ejemplo, una persona acude a la playa sola y aplica la crema en su espalda allí donde llega fácilmente con la mano, en la zona lumbar, dejando la zona dorsal sin protección. El resultado tras una exposición solar prolongada es de eritema intenso en la zona no protegida mientras la zona lumbar protegida se mantiene indemne. Esta imagen refleja con claridad que los fotoprotectores solares actualmente disponibles bien utilizados cumplen uno de sus principales objetivos: evitan la quemadura solar, lo que a medio y largo plazo debe traducirse en un menor riesgo de padecer melanoma.